Seguinos!

 Seguinos en Facebook Seguinos también en TwitterBlog Spot Personal Susana Segurel Ultramaratonista

Visitas

Gracias!

Gracias!
Valeria Amendolara - Diputada Provincial FPV

Reglamento

Municipalidad de La Plata

Municipalidad de Magdalena

Municipalidad de Magdalena

Gracias Coca-Cola Company

Gracias Coca-Cola Company

Sergio Siadore

Gnemesis. Sist de Seguridad

Plusmar

Powerade

Powerade

Cerámica Fanelli

BAOBAB Supercamping

ABEIRO HUGO

ABEIRO HUGO

Ricardo Cedano Masajes

Ricardo Cedano Masajes

TPC

Spartathlon

Spartathlon
Los 100K del Bosque Platense, te clasifican!!!

Gimnasio Vital

Rienzi

Pro Run

Trofeos Crispino

La Plata Hostel

Los Dos Vagones

Patagonia Run

All Sports

Mariana Dappello

Noaflojes

Ultra Runner

MIKSA

Pulver Alimentos

LE-AN

Crónica de mis 100km en Millau, Francia, septiembre de 2008

Esta historia que les cuento, es una crónica autocorregida, de una de mis ultramaratones. En esos años, quise correr 100km, la misma distancia que estamos organizando con La Plata es Ultra, para el 4 de julio.

Si bien, mis primeros y únicos 100km fueron en montaña, me pareció bueno, compartir con todos ustedes, no mi entrenamiento, que por cierto entiendo que es personal, que no es transferible, sino mi actitud.

Siempre aposté más, al desarrollo de mi capacidad interior, a fortalecerme mental y espiritualmente (que para muchos puede ser lo mismo, para mí no.), para alcanzar mis metas. Aposté, al lado de Cristian Caceres, en ese entonces mi entrenador, a la convicción, a realizar mis entrenamientos con mucha alegría, y a sobrellevar los sinsabores de la disciplina (las lesiones y esas cosas malditas) con entereza. Porque así la vida me devuelve más rápido a los caminos que quiero recorrer.

Lamentarse, es postergarse. Hay que hacer y recontrahacer, y si es necesario hay que deshacer y volver a hacer. Pero no hay que lamentarse por que la cosa se ponga complicada.

Creo a veces, que complicado es trasladarse sin piernas, por ejemplo. No curarse de un cáncer. El hambre en el mundo. Las bombas que se tiran los pueblos para dominarse. Asique mi fuerza, les confieso no está en una virtud física, sino creo en un privilegio que Dios me ha dado,la capacidad de cultivar mi fuerza interior.

Es también esta crónica, un intento de insistir en comunicarles el poder que tiene la mente, en el poder de las convicciones, cuando queremos hacer algo que suma de manera positiva a uno mismo y por ende a todo nuestro entorno, que por cierto lo proyecta a la humanidad entera. Y que el ultramaratonismo debería ser eso.

Por último también es un intento de alentarlos a desafiar esta distancia, o cualquiera de las modalidades que tienen Los 100km del Bosque Platense, en su II Edición, y que a la vez suma puntaje para el 1º Campeonato Argentino de Ultramaratón en La Plata.

Que se animen a soñar y a cumplir sus anhelos. En esos años, solo tenía 2 o 3 carreras en mi haber, pero también tenía muchas pero muchas ganas de ir a correr a Millau.

 XENA, la princesa guerrera
De los 100km en Millau…

 9.50 del sabado 27 de septiembre de 2008, en la ultima línea de la largada, detrás de 1500 corredores, vibraban mi cuerpo entero y mi alma, por llegar a la meta. Sólo me separaban 100km. Todo lo que se me había quitado, se me habia devuelto en plenitud, asique ahí estaba, sola y con mi esperanza renovada, mi batalla, mi hermosa y nueva batalla. Millau, sacada de un libro de cuentos, castillos fantásticos, caminos enredados de bosques, mágica Millau, con ganas de devorarme…lo sabia…me sedujo, y me llevó hasta ahí.


Armada hasta los dientes no le temi, la esperaba…la estudié mucho tiempo antes, la deseé y ahí la tenia…tan cerca…para traspasarla de un lado al otro. Levanté bien alto mi cabeza, preparé mi cuerpo, mi mente, tranquilicé mi corazón y me fui a pelear mi batalla.

Km 0, 10 AM, una manta de corredores cubría el camino. Primer impacto, viniendo desde Argentina…Igual no era momento para pensar que era lo que estaba funcionando mal en mi país. Ni porqué tanto destiempo entre un lugar de la Tierra y otro. No era momento para pensar en miserias ni miserables. Asique empecé a recorrerla como una privilegiada, y diciéndole una y otra vez “que bonita que sos…pero te voy a atravesar, aunque tengas guardado para mi, el pozo más profundo, saldré y llegaré a cruzarte entera.”

Km 5, te vi tan natural, tan ondulante, tan divertida y me convidaste todo eso…igual no te creí…¿que guardabas para mi? ¿En que kilómetro intentarías darme tu golpe mortal?

Km 7, (otro segundo que no logró desenfocarme, que sola, podía hacerlo también, y que exagerado no es correr 100km) centenares de ciclistas apostados a la vera del camino, esperaban a sus corredores, a quienes asistirían durante todo el recorrido…no me diste esa ventaja a mi…igual tampoco la quería…ventaja te iba a dar yo, y te deje tranquila…y te pisé despacio.

Km 10, como, bebo, mi trote se hacía mas firme y me seguía divirtiendo. Mi remera argentina recibía los saludos cordiales de muchos franceses. Decían que era la primer mujer argentina que corría en Millau. Hizo bien eso,…pero no me detenía, no estaba ahí mi batalla. Ni para hacer alarde de nada, el corazón latía porque podía correr, en ese rincón del mundo o en otro, o en el mío…¿en el mío? Nada, absolutamente nada me iba a parar…lo sabía.

Km 15, Km 20…ahí, como cada 5km, los puestos de abastecimiento, esperaban desbordados de comida y bebida a todos nosotros. En el km 20 tomé un pedazo de pan, dos terrones de azúcar que fueron a parar al bolsillo de mi cinto, y bebí agua. Cargué mis botellitas y seguí mi destino. De las aldeas, salían los personajes mas extraordinarios y pintorescos, con la sola intención de alentarnos. Qué bueno estuvo eso tambien. Qué hermosos aldeanos…Estoy en un cuento… Soy Xena, la princesa guerrera…

Km 30, el sol no tuvo piedad. Se posó en mi cabeza y avanzó a todo mi cuerpo. Supuse que me quemaba, pero no lo sentía…¿que mas tenés para mi? ¿No era que podías desintegrarme?…Soy XENA…y te atravieso…

Km 40, el oasis esperado. Una voz se metía en mi sangre, a la hora exacta, como si estuviera a mi lado, y seguí paso a paso sus latidos y sus consejos. Eso de las conexiones a distancia no es exclusivo de la era internauta, sino de los apasionados, y desde que el mundo es mundo. Era para nosotros dos, los metros del secreto mejor guardado. El pasaporte en el que creímos firmemente en cada entrenamiento con mi profe, Cristian. Escuchaba su voz, más clara y segura que nunca. Esas de las que te proveen exactamente lo que necesitas. Creo que son virtuosos algunos entrenadores. No todos pueden llegar asi al corazón de uno. Al pie de la letra Xena (yo) corría desde ese kilometraje con esa voz en la mente.

El paisaje era cada vez mas bonito y mi sangre cada vez mas caliente…donde vas a tragarme ultramaratón de 100km?

Km 45, cuesta brava, Km 50 no paraba de subir…5hs30min de carrera, mas pan, mas bebida y a correr…ya se veían los vencidos y ya se presagiaban los vencedores…y a mi, no me habia tragado todavía…

Km 55 me regalaste el descenso abrupto…te venias con todo, lo sabía, te había mirado tantas veces…Dios…se acercaba lo peor…o lo mejor, lo sabía…

Km 60, 5 km de ascenso abrupto… , te voy a caminar…no me lastimarás.

Km 65, totalmente ilesa. Tus ascensos paradójicamente me fortalecían. Y disfruté cuando me tocó deslizarme por tu ladera fantástica …ni me di vuelta para mirarte altanera…te deje ahí…sola, lo se, lo se…porque hay otra… y la iré a buscar…

Km 70, impresionante subida casi de 10km…pero tu pozo profundo estaba en el medio y no era una cuesta, ni un valle…ahí, en el km 75, como un espejismo…expertos masajistas y duchas calientes para todos los corredores…me invitan, y yo los miro como si fueran el enemigo…busco mi remera para la noche, (en ese puesto, dejabamos la ropa para cambiarnos), busco comida, me abastezco de bebida y huyo con la velocidad del rayo. (Creo que si me tocaban un solo músculo, la magia de XENA desaparecía…pase de largo el puesto del km80 (la noche), del km 85.. km 90…no caeré en tu pozo…no, no…ahhhhhhhhhhhh…maldita belleza la tuya, se que tenés otra cuesta al final…tengo mas, tengo mas…mis piernas se clavan, no avanzan, mi mente vuela…mis piernas se clavan, no avanzan, mierda, mi mente vuela…algo no esta bien…caminaré montaña maldita, pero no me tragarás…y durante 5km avancé caminando…

Km 95, la mente es más poderosa y te pisé mas firme que nunca y volví a correrte…sentía como te desandaba, sentia que te dejaba atrás…sentía que renacía, sentía que te había sacado los 100km…sentía mi fuerza, mi vida entera…km 96,km 97,km 98, km 99…XENA llegando a la meta y volviendo a soñar otro cuento…Km 100 …despierto y me emociono y agradezco y crezco.
Tiempo oficial de esta carrera 12:37:04
Tiempo imaginado por XENA: lo que dura una batalla que decidió ganar antes de empezar, la que quiera, la que se proponga.

(Mis dos fotos de Millau son de malísima calidad. Subí la que creí mejor. Recuerdo que entonces no podía pagar el costo de las imágenes, asique la saqué de la página y…es lo que hay. Tampoco pude pagarme el costo del viaje, de nada. Fueron muchas manos ayudando, que no olvido, y que tienen que ver con todo esto y con que hoy pueda también organizar mis propias carreras de ultradistancia.)

Susana Segurel
Ultracorredora Indocumentada
Directora de La Plata es Ultra

0 comentarios:

Publicar un comentario